Hna. Inés Arango - Congregación de Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia Provincia Madre del Buen Pastor

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Hna. Inés Arango

Historia de la Congregación


Religiosa colombiana, nacida en Medellín, el 6 de abril del año 1937 y muerta en la selva ecuatoriana alanceada por los indios Tagaeri 

el 21 de julio de 1987.

FAMILIA E INFANCIA

"Nació libre como el viento de las sierras antioqueñas"

Así reza el himno de la Gran Antioquía donde vio la luz del día nuestra muy querida y siempre recordada Hna. Inés Arango Velásquez. Entre las más grandes de Colombia

En la unión matrimonial formada por don Fabriciano y doña Magdalena se dieron a cabalidad las características del matrimonio cristiano: unidad e indisolubilidad, fidelidad y fecundidad. Y como fruto precioso Dios les regaló doce hermosos y promisorios desde don Hernán, Fabiola y Orfa; Rafael, Otto, Angela, Magdalena, León y Conrado, Cecilia, Inés y Ana Isabel.
Siete mujeres, cinco varones, siendo Inés entre los doce, la undécima. Cada nuevo hijo traía a la familia nueva alegría, nuevas esperanzas, nuevo planes de vida para el futuro.

La pequeña Inés recibe, como todos los niños de la época, las aguas bautismales a los pocos días de nacida, en la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de Belén, costumbre con la cual la Iglesia quiere ser fiel al mandato del Señor y además, siempre ha estimado que no se debe privar a los niños del bautismo durante mucho tiempo, sin justa causa. Es también una tradición que se debe respetar. Este acontecimiento produce en la familia alegría y regocijo. Siguiendo el hilo conductor de su infancia, llegamos a la recepción del Sacramento de la Confirmación, donde reafirma su condición de cristiana, adquiere una configuración más profunda con Cristo y una mayor abundancia del Espíritu Santo, Espíritu que le dará la plena madurez en la fe hasta las últimas consecuencias, hasta la inmolación en la cruz del martirio como en ella se realizó.

Recibió este sacramento el 6 de octubre de 1940 de manos del entonces Arzobispo de Medellín, Monseñor JOAQUIN GARCÍA BENITEZ, sacramento que recibió en compañía de su hermana Cecilia. Tenía entonces 3 años y medio.

La Primera comunión la recibió en el Colegio de la Presentación de Medellín cuando cursaba el Infantil, apenas abriéndose a la vida, y con el entusiasmo y la limpieza de quien en la flor de la inocencia se acerca a recibir al dueño de la vida desde siempre y para siempre. La niñez de Inés sigue su curso, desarrollándose al ritmo de las exigencias y costumbres de cada día, suave y tranquila al lado de sus padres, hermanos y hermanas en actividades, juegos y distracciones propias de su edad.

ADOLESCENCIA Y JUVENTUD


Con el devenir de cada día, Inés fue entrando en la adolescencia, periodo crítico plagado de ajustes y problemas. Se entra en la adolescencia con buena parte de los sentimientos, actitudes, capacidades y dependencias de la vida anterior. Lo normal es que culminada esta etapa ya se esté preparando para comportarse como persona responsable y adulta.

Como su hermana Fabiola, Terciara Capuchina, había sido trasladada a la Normal La Mercede Yarumal, dirigida por esta comunidad religiosa, Inés se fue a su lado a continuar sus estudios; ahí termina el 1° Bachillerato que había iniciado en la Normal Antioqueña cursa además el 2° e inicia el 3. Esto hasta 1953, cuando su hermana es trasladada nuevamente y entonces Inés también emprende viaje de regreso a Medellín.

Al regresar de Yarumal, en su casi obsesión por realizar su sueño misionero, resuelve entrar de aspirante a la Comunidad de las Hermanas Misioneras de la Madre Laura, donde solo permaneció por escasos meses, fue un paso fugaz, ligero, como decisión tomada también a la ligera por una adolescencia sin experiencia de la vida.

Su destino estaba en otro lugar, ya la Providencia le iría mostrando los caminos, como en efecto sucedió. Al salir del aspirantado en 1953 se matricula en el Colegio María Auxiliadora dirigido por las Hermanas Salesianas, donde termina el tercer año de bachillerato y cursa el 4 año.


NACIMIENTO DE SU VOCACIÓN

"Mi vocación es un fuego que llevo en el alma, con susurros de amor y de calma, como un viento que corre veloz, no es ilusión, no"

Cantaba con energía y alegría. Desde pequeña Inés sintió siempre en su corazón el fuego abrasador que la impelía a mirar hacia arriba y escalar las alturas de la santidad y de la entrega. La gracia de Dios la iluminó e impulsó a consagrarse a Dios plenamente y para siempre. Son llamadas a las que no se puede resistir sino que llevan a la entrega sin reservas.

Fiel a este fuego e impulso misionero ingresa en la comunidad de las "Hermanas Misioneras de María Inmaculada y de Santa Catalina comúnmente conocidas como Misioneras de la Madre Laura o más familiarmente, Lauritas.

Las Hermanas Terciarias Capuchinas fueron para Inés como un ambiente natural desde su infancia, puesto que su Hna. Fabiola ya pertenecía por aquel entonces a esta comunidad y así tuvo desde pequeña la oportunidad de familiarizarse con las hermanas, conociéndolas poco a poco.


CUARTA PARTE: SOR MARIA NIEVES DE MEDELLÍN

Con inmensa alegría, no por eso sin dolor, Inés se despidió de los suyos, feliz de iniciar el camino que tanto había buscado y anhelado y que al fin se veía transitándolo en búsqueda de la realización de su ideal.

La esperó y acogió su familia religiosa quienes con verdadero amor fraterno la recibieron con un abrazo que no se quedó en simple símbolo de acogida, sino que se fue haciendo día tras día realidad. Inició entonces el Postulantado, tiempo destinado a la preparación para recibir el Hábito religioso, tiempo previo al Noviciado.

Transcurrido el año de noviciado hizo su Profesión Religiosa el 7 de Julio de 1956 en Eucaristía que presidió el Padre Aureliano Restrepo cuando contaba con 19 años de edad.

Con la Profesión Religiosa terminó la etapa de formación y pasó entonces a ejercer el apostolado en las diferentes obras que tenía la Provincia de San José. Fue designada para dedicarse a la tarea de la Educación 

QUINTA PARTE: SOR MARIA NIEVES COMO RELIGIOSA Y COMO EDUCADORA

Desde siempre y por siempre Inés soñó con ser misionera lo hemos afirmado ya varias veces, y misionera entre indígenas, pues en el sentido amplio de la palabra, todos somos misioneros al cumplir cada día la misión que Dios nos encomienda.

Inicia su misión como educadora, al estilo de Jesús, como misionera itinerante, por quien ella se dejó guiar, combatiendo con energía las debilidades naturales con fuerza certeza y seguridad a la manera de San Pablo: "Sé de quién me he fiado". Cumplió con dedicación su trabajo, con sentido de humor para ver la vida con alegría y optimismo.

En 1956 apenas emitió su primera profesión fue destinada al colegio "Manuela Beltrán" en Versalles (valle del Cauca), pero al siguiente año 1957 pasa al Colegio "Santa Inés" en Bolívar, Antioquia. Su Superiora local, la Hna. Blanca Myriam Arroyave.

Los años 1969 - 1971 los vive en la Normal "La Merced" de Yarumal donde encontró gratos recuerdos de su adolescencia y donde encontró a la Hna. Esperanza Vélez como superiora de la Comunidad, las mismas hermanas que habían sido sus muestras de postulantes.... Pasa luego al colegio de María de El Peñol (Antioquia), en 1974 fue traslada al Colegio La Inmaculada de Puerto Berrío donde regresó en 1976, después de estar en el colegio La Inmaculada de Medellín y nuevamente en Armero en 1975.

Y llegó la hora marcada y fijada por Dios para abrir a Inés el camino hacia la plenitud de sus sueños e ideales durante una vida y una larga espera ¡Misionera de verdad!

Fue su único ideal, como lo repitiera meses antes de morir, sueño al que hubo que esperar para verlo realizado, pero no porque ella no lo hubiera buscado y tocado en muchas puertas sin obtener respuesta inmediata. Cuando la provincia de la Inmaculada empezó una misión en el Zaire. Inés pensó que también ella podría ser misionera en África, como 5 hermanas de esa provincia que en 1971 llegaron a Kansenia.

En 1973, cuando se hablaba de la misión en Mitú a cargo de la Provincia del Sgdo. Corazón en los Llanos orientales de Colombia, Inés presentó una petición escrita para formar parte de la misma, pero esta solo se inició en 1978.

Al fin se cumplió su sueño tan acariciado, anhelado y esperado, ahora sí ¡misionera de verdad! Ahora sí tiene ante ella el inmenso horizonte y las selvas tanto tiempo deseadas y añoradas.
Ahora puede dar respuesta a esa vocación especial a la que el Señor le llamó, inmenso regalo como toda vocación; ahora puede saciar la sed de Jesús entre los más pobres y necesitados.

Inicia Inés una nueva etapa de su vida, llena de ilusiones y plena en realizaciones, esperando llevar a cabo los planes que durante una vida acarició, asumiendo realidades impensables pero aceptadas de antemano pues bien sabía los riesgos que correría en sus peligrosos pero anhelo viajes en la misión. Fue su gesto, fue su anhelo, fue su ideal.

Hna. Blanca Esthela Gómez Terciaria Capuchina

 
 


Crónica de la clausura del procedimiento instructorio de la causa de Canonización de los siervos de Dios Mons. Alejandro Labaka Ugarte y Hna. Inés Arango Velásquez


Coca - Orellana - Ecuador, 17 de septiembre del año 2010


Este d
ía de las Llagas de san Francisco de Asís quedará en los anales de la historia del Vicariato de Aguarico rubricado como una de sus fechas señaladas: en la catedral de Coca, ante las tumbas de los siervos de Dios Mons. Alejandro Labaka Ugarte, primer Obispo-vicario apostólico de Aguarico y de la Hna. Inés Arango, se ha celebrado la última sesión del proceso diocesano de su canonización. Ha sido un día de intenso calor y cielo limpio.


Eucaristía de acción de gracias


A las 10 de la mañana se ha iniciado la procesión de entrada de los celebrantes: Mons. Antonio Arregui, arzobispo de Guayaquil y presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana; Mons. Paolo Mietto, Obispo-vicario apostólico de Napa, Mons. Jesús Esteban Sádaba, Obispo Vicario apostólico de Aguarico, quien ha presidido la Eucaristía y veinte sacerdotes de Aguarico, Napa, Sucumbías y capuchinos de distintos lugares han concelebrado.

La Hna. Tania Cox, Terciaria Capuchina, ha dirigido la monición de entrada, ambientando el acto. La tumba de Alejandro e Inés estaba bellamente adornada de flores tropicales. El coro
formado por las hermanas Lauritas y Terciarias Capuchinas ha alternado cantos en kiwchwa y español, algunos de ellos entonados en su vida por Alejandro e Inés. En su homilía Mons. Jesús Esteban Sádaba ha recordado momentos importantes en que los sumos Pontífices Juan Pablo y Benedicto XVI han mencionado a Alejandro e Inés como mártires que han regado con su sangre la selva amazónica.

Durante la presentación de ofrendas se la entonado el canto: Sachapi kankimi, tantas veces cantado por Alejandro Labaka en las soledades de la selva. Y durante la Comunión, a través de la audifonía se ha escuchado la misma voz de Alejandro, cantando "La selva es tu mansión"


Última sesión del proceso


Concluída la Eucaristía, en el mismo local de la catedral, se ha acomodado el ambiente para la instalación del Tribunal diocesano. En el entretanto, el Vicepostulador ha invitado a los participantes que casi llenaban el templo catedralicio a permanecer como testigos de un acto importante para la Iglesia misionera de Aguarico. Primeramente ha recordado el sentido, según la normativa de la Congregación de las causas de los santos, que tiene el acto, debiendo evitar todo lo que pueda inducir a los fieles a pensar que este acto lleva consigo necesariamente la beatificación.



Seguidamente ha dado un saludo especial a los familiares de la Hna. Inés Arango, que han viajado desde Bogotá y Medellín: son sus hermanas carnales Hna. Cecilia Arango Velásquez, Terciaria Capuchina y las señoras Mª Ángela Arango Velásquez y Ana Isabel Arango Velásquez. También la familia Labaka Ugarte se ha hecho presente por medio de mensajes que han sido leídos: Un mensaje de la Hna. Pilar Ugarte, religiosa Carmelita Misionera, prima Hermana de Alejandro; Pello Urdapilleta Urtuzaga, sobrino de Alejandro, a nombre de su madre Kontxi Urtuzaga Ugarte, prima de Alejandro y Pakita Goikoetxea Estanga. Ella nos ha recomendado:

"Por favor, tengan presente en sus oraciones a Felisa, la única que vive de los hermanos de Alejandro, que la semana pasada tuvo un derrame cerebral y se encuentra hospitalizada con hemiplejía, en estado muy grave". Todos hemos orado por ella.

Ta
mbién se han hecho presentes el P. Germán Arteaga, vicario viceprovincial de Capuchinos de Ecuador con representantes del postnoviciado y postulantado; el P. Roque Grández, presidente de la Comisión histórica que ha preparado la documentación de la causa y la Hna. Liliana Cajamarca, vicaria viceprovincial de las Terciarias Capuchinas, con otras Hermanas; desde Alverna el Capítulo General de las Terciarias Capuchinas se ha unido también al acto celebrado.

Por parte de la CER (Conferencia Ecuatoriana de Religiosos) han estado la Presidenta, Hna. Mª Eugenia Ramírez, y el secretario, Padre Jesús García.

De todas las residencias misioneras del Vicariato han acudido misioneros y misioneras de diferentes congregaciones; asimismo de los Vicariatos vecinos de Napo y Sucumbíos.

Instalación del Tribunal

Puestas a presencia del público todas las cajas que contienen el Trasunto y la copia pública que se envían a Roma, se ha instalado el Tribunal: Mons. Jes Esteban, actor de la causa; Padre Alberto Calvo del Solar, Juez delegado; Padre Félix Peciña, promotor de justicia; Padre José Manuel García, notario-actuario; Hna. Tania Cox, notaria adjunta. El Vicepostulador, Padre José Antonio Recalde, ha indicado el plan que se va a seguir, todo él sen la normativa actual de la Iglesia en el documento Sanctorum mater.

Ha sido designado como portador de toda la documentación a Roma el Padre Alberto Calvo del Solar, que ha prestado juramento de cumplir fielmente su oficio. Seguidamente todos los miembros del tribunal, comenzando por el Obispo, han prestado juramento de haber cumplido su oficio fielmente y de guardar secreto en aquellas cosas que puedan perjudicar a los siervos de Dios o a otras personas. Mediante decreto el Obispo declara que el procedimiento instructorio se ha clausurado definitivamente. Y él mismo dispone que el pliego del arquetipo se cierre, se selle y se guarde en un lugar seguro del archivo del Vicariato. Finalmente el Obispo ordena que los pliegos del trasunto y de la copia pública, se sellen, se cierren y se envíen a Roma, a la Congregación de las causas de los santos.

La documentación recogida en el proceso de Monseñor Alejandro consta de cuatro mil cincuenta folios numerados con numeración continuada desde el número hasta el 4050, más seis folios sin numerar que contienen el Acta de la Sesión de Clausura y cuarenta y siete folios con numeración romana del l al XLVII con el índice general y el detallado del proceso.

Que todo este material, debidamente sellado y firmado, se encuentra recogido en siete cajas convenientemente cerradas, lacradas y selladas con el sello del obispo de forma que no es posible su manipulación sin romper los sellos.

El proceso de la Hermana Inés consta de mil novecientos treinta y tres folios numerados con numeración continuada desde el número 1 hasta el 1933, más seis folios sin numerar que contienen el Acta de la Sesión de Clausura y veinte folios con numeración romana del I al XX con el índice general y el detallado del proceso.

Todo este material, debidamente sellado y firmado, se encuentra recogido en cuatro cajas convenientemente cerradas, lacradas y selladas con el sello del obispo de forma que no es posible su manipulación sin romper los sellos.

A Roma se envían dos copias completas de esta documentación más otras cuatro cajas con libros; en total 26 cajas selladas y lacradas; más dos sobres igualmente lacrados con las cartas del obispo, el promotor de justicia y el juez delegado.

El domingo, de septiembre, ha sido trasladada toda la documentación a Quito y el martes, 21, se entregará en la Nunciatura para que la haga llegar de forma segura a la Congregación para la causa de los santos.

Visita al museo de Alejandro e Inés.

Terminada la última sesión del proceso en la catedral, la Fundación Alejandro labaka ha invitado a los asistentes a un refrigerio, pasando acto seguido a visitar el museo que, junto a la catedral, se ha instalado para recordar a los siervos de Dios Alejandro e Inés. En él se pueden observar recuerdos personales, fotos, álbum electrónico, pantalla con hechos de su vida; y se pueden adquirir libros, folletos, estampas, etc.



Gratitud para todo
s los que han trabajado

El 21 de julio del año en el mismo local de la Catedral se abría el proceso diocesano. Durante 14 años se ha trabajado en él. Han permanecido sin cambios Mons. Jesús Esteban Sádaba como Actor y el Padre Alberto Calvo el Solar como Juez. En los otros empeños ha habido algunos cambios. Hacemos notar el fallecimiento del P. Justo Pastor, Javeriano de Yarumal, quien fue el primer Promotor de la Fe, y de los notarios adjuntos; Hermana Gabriela Zapata y P. Angelito González. Con el esfuerzo de todos se ha llegado a una conclusión feliz. Sean dadas gracias a Dios y a los instrumentos de que se ha servido.

Fray José Antonio Recalde, OFMcap
V
icepostulador


 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal