Juniorado - Congregación de Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia Provincia Madre del Buen Pastor

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Juniorado

Formación
 
 


 
 
EL 13 de enero de 2018, la novicia SIRIS MARCELA PALACIOS CAICEDO, hizo la profesión religiosa de los votos, que la vinculan como religiosa Terciaria Capuchina, en la etapa formativa del Juniorado Intensivo.
 
La ceremonia se realizó en la casa de formación de Engativá, en presencia de varias hermanas de las comunidades vecinas, y acompañada por sus familiares y amigos. Agradecemos a Dios que la ha elegido y pedimos para ella la apertura y docilidad al Espíritu del sumo Maestro, a las oportunidades formativas que seguirá teniendo en el Juniorado, con el fin de “…alcanzar por medio del estudio, la profundización espiritual y la participación responsable en la vida y misión de la comunidad, la madurez necesaria para lograr la unidad de su personalidad consagrada y hacer y profundizar su opción definitiva”. Const. Art. 89.
 
 
 
 
 
 
“Para responder al Señor que me ha llamado a seguirle más de cerca, me ofrezco libre y totalmente al amor del Padre, por Cristo, en el Espíritu Santo…” Const. Art. 88
 
 
 
• CRISTHER ARIANNY MOSQUERA MOSQUERA, el 30 de diciembre de 2017
• CARMEN SOFIA RODRIGUEZ, el 2 de febrero de 2018
• MARIA ANDREA BELTRÁN BELTRÁN, el 28 de febrero de 2018
• MARÍA VENERANDA GONZÁLEZ PALMAR, el 28 de febrero de 2018.
• YULAYS AMPARO FABREGAS VARGAS, el 12 de Marzo de 2018
• YANIRIS DEL CARMEN FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ, el 18 de marzo de 2018
• DIANA MARÍA DAVID RODRÍGUEZ, el 19 de marzo de 2018
• TÁMARA FERNANDA TOBÓN MAZO, el 19 de marzo de 2018
• YANETH AMPARO LEÓN FRANCO, el 19 de marzo de 2018

 
 
 
 
Renovación de la Hna.
Andrea Beltran Beltran
28/02/2018
Renovación de la Hna.
Yulays Amparo Fabregas V
12/03/2018
Renovación de la Hna.
Yulays  

Renovación de las Hna.
Yulays 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
Renovación de la Hna.
Yulays  

 
Renovación de Votos
Hna. Diana María Davida R.
Renovación de Votos
Hna. Támara Fernanda Tobón M.
 
 
Renovación de Votos
Hna. María Veneranda Gonzalez P.
 
Queridas hermanas y que  este nuevo año de compromiso sea acogido como GRACIA Y BENDICIÓN  del Señor para cada una, sus familias, la Congregación, Provincia y el mundo. La madre del Buen Pastor y madre nuestra les esté animando a decir SI cada día con gozo, convicción, entrega y coherencia. Su testimonio es un nuevo y revitalizador mensaje en los espacios donde se encuentran. 
 


JUSTIFICACION:

Finalidad de la formación. Ayudar a la hermana en su respuesta personal a la llamada de Dios, vivida en fraternidad, según nuestra vocación religiosa-apostólica, para que adquiera un nivel de desarrollo integral, armónico y tienda a la asimilación progresiva del espíritu evangélico de nuestra forma de vida en el seguimiento de Cristo (Cfr. Const. Art. 65)

La renovación adecuada y permanente de la Congregación, depende principalmente de la formación de sus miembros. Por eso las mejores formas de adaptación sólo darán su fruto si están animadas por una profunda renovación espiritual. La formación de las hermanas jóvenes, que tiene por fin inmediato iniciarles en la vida religiosa y hacerles tomar conciencia de su especificidad carismática en la Iglesia, así como de la unidad de vida en Cristo por el Espíritu, se logrará desde la fusión de los elementos propios a nivel espiritual, apostólico, doctrinal y práctico.

Identidad Religiosa y Formación. Las orientaciones dadas por la Congregación para los Institutos de V.C. y Sociedades de vida apostólica, en su "Instrucción" sobre formación e identidad religiosa, expresa de forma radical "que el fin primordial de la formación es permitir que los candidatos a la vida religiosa y los jóvenes profesos descubran en primer lugar, asimilen y profundicen después, en qué consiste la identidad del religioso. Solamente en estas condiciones, la persona consagrada a Dios se insertará en el mundo como un testimonio significativo, eficaz y fiel. Es conveniente pues recordar, desde el comienzo de un documento sobre la formación, lo que significa para la Iglesia la gracia de la consagración religiosa".

El desafío de la formación en la Vida Religiosa. "Ante la realidad cambiante de un mundo que desafía a cada paso nuestra misión evangelizadora, se impone un tipo de formación que ayude a la hermana a saber descubrir y escuchar al Señor en los signos de los tiempos y a responder apostólicamente sin temor al riesgo, incluso en situaciones de conflicto, favoreciendo así una cultura impregnada de los valores evangélicos"

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal