Noviciado - Congregación de Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia Provincia Madre del Buen Pastor

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Noviciado

Formación
 
 



En el Noviciado Interprovincial Getsemaní, concluyen el periodo de esta etapa las jóvenes: WADIVIS CASAS MIRANDA Y SANDY OMAIRA VARGAS QUIROGA, quienes hicieron al Consejo Provincial la petición de admisión a la Profesión temporal de los votos.
 
 
 
 
Considerando el informe del proceso seguidos en las etapas de aspirantado, postulantado y noviciado fueron admitidas a la profesión que emitirán el 12 de Mayo del presente año. Gracias Señor porque ellas han podido experimentar la grandeza de tu amor y predilección, y con generosidad confirman decididamente su respuesta. Gracias también a cada una de las formadoras, de las comunidades que las han acogido y les han aportado elementos de vida consagrada como Terciarias Capuchinas.

Pronto estará terminando el año canónico la novicia CAROLAINE TOLEDO ALVARENGA DA SILVA. Sigamos acompañando su opción con la oración y la fraternidad.
 
 

El Noviciado es el comienzo de la vida religiosa y núcleo vital del proceso formativo. En él, la joven sigue creciendo en madurez humana y adquiere una nueva identidad desde un crecimiento más profundo de la persona de Jesús, una experiencia de vida religiosa y la conformación de su mente y corazón con el espíritu congregacional. Esta experiencia vivida en un clima de silencio, reflexión, libertad responsable y en convicciones serias, es preciso alimentarla, fundamentarla y sostenerla con la aportación doctrinal, la oración contemplación, la vida fraterna y la actividad formativa.


No es un aprendizaje, meramente intelectual sino, sobre toda una implicación vital. Estos elementos deben ayudar a discernir la autenticidad de la vocación. La duración es de dos años y de acuerdo al proceso, podrá prolongarse con autorización de la superiora mayor. En el segundo año realiza una experiencia apostólica en una comunidad local, por un tiempo no mayor a seis meses.

 
 

Objetivo: La novicia ha descubierto la naturaleza y exigencias esenciales de la vida consagrada según nuestro carisma; ha aprendido a vivir en íntima unión con el Señor, ejercitándose en la práctica de los consejos evangélicos: obediencia, pobreza y castidad y se ha formado para la convivencia fraterna y la misión de la Congregación.




 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal