P. Luis Amigó - Congregación de Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia Provincia Madre del Buen Pastor

Vaya al Contenido

Menu Principal:

P. Luis Amigó

Quienes somos



José María Amigó y Ferrer, nació en Masamagrel (Valencia-España) el 17 de octubre de 1854. En este año es declarado el Dogma de la Inmaculada Concepción. Por esta época en tierras valencianas se desata la epidemia del cólera que atacaba a las mujeres embarazadas.

Fray Luis recordará con viveza las circunstancias que rodearon su nacimiento y se sentirá agradecido al Señor que le concedió nacer en un año Mariano y le salvó, junto a su madre, de una muerte prematura. Eran los primeros signos de predilección de Dios en su vida.


Juventud y Compromiso Cristiano

Siendo todavía adolescente participa en distintos grupos eclesiales, expresa el compromiso que brota de su fe respondiendo al sufrimiento de tanta gente, enfermos de un hospital que visitaba, los niños de la huerta a los que catequizaba y los presos que animaba y confortaba. Los años jóvenes de José María Amigó evocan con espontaneidad la actitud que distinguió el itinerario vocacional de Francisco de Asis.

Su discernimiento vocacional está marcado por un creciente deseo de mayor perfección que lo va conduciendo a la vida religiosa. Cuanto mayor era su respuesta al Señor, con tanta más fuerza se sentía atraído por Él y con tanta mayor disponibilidad atendía su llamada. Era Dios el que verdaderamente guiaba su vida. Fue, durante esa etapa, un constante peregrino en busca del querer de Dios.


Espiritualidad Franciscana
El 12 de abril de 1874 Ingresó al convento de Hermanos Menores Capuchinos y cambió su nombre de pila por el de Fray Luis de Masamagrell. El 18 de abril de 1875 se consagró al Señor con la profesión religiosa y el 21 de abril de 1878 emitió sus votos perpetuos. El 29 de marzo del mismo año en el convento capuchino de Montehano en una ceremonia íntima y familiar recibió la Ordenación Sacerdotal. El 4 de abril, celebró su primera Eucaristía en la fiesta de la Virge de los Dolores.

Atento a los Signos de los Tiempos

Desde el comienzo de su ministerio sacerdotal su predilección fue el mundo de la juventud y de la marginación. Con paciente pedagogía Dios le ha mostrado el camino que le tenía trazado y se lo iluminaba con nuevas señales que él, a su vez, ha interpretado.
Otros de los ministerios a los que se dedica con entusiasmo recién ordenado sacerdote fue la visita y asistencia de los encarcelados en el vecino pueblo de Dueso en Santoña.
El año 1881 fue destinado al convento de la Magdalena, regresando a su tierra natal, allí tuvo la oportunidad de celebrar la Eucaristía, rodeado de familia, en el altar de la Virgen de los Desamparados. Era la primera que celebraba en Valencia y en presencia.


Fundación de sus dos Congregaciones
El 11 de mayo de 1885 en el transcurso de una sencilla y emotiva ceremonia realizada en el santuario de Nuestra Señora de Montiel, Fr. Luis fundó la Congregación de Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia.
Cuatro años después, el 12 de abril de 1889, festividad de nuestra Madre de los Dolores, Inauguró canónicamente la Congregación  de Religiosos Terciarios Capuchinos.
El 9 de junio de 1907 fue consagrado Obispo y nombrado administrador apostólico de Solsona. Como lema de su actuación pastoral escogió las palabras mismas que distinguieron la vida de Cristo, como Buen Pastor: "Doy mi vida por las ovejas"


Ha sido reconocido como Venerable por la Iglesia. Luis Amigó sigue vivo entre nosotros como una invitación permanente a fiarse de Dios y ser mensajero de su misericordia entre los jóvenes marginados. En el contexto de una vida sencilla, el Señor fue realizando progresivamente en él su designio amoroso, fue preparándolo para trasmitirnos un nuevo carisma en la Iglesia.




 
 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal