Permanente - Congregación de Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia Provincia Madre del Buen Pastor

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Permanente

Formación
 
 
 


A -  POR ETAPAS DE VIDA


JUSTIFICACION:


HOY EL CAMBIO Y LA MISION ESTAN EN PRIMERA FILA.
LA PREGUNTA ES: ¿QUE ESTOY DISPUESTA A HACER A FAVOR DEL CAMBIO?


En nuestro mundo globalizado en el que va creciendo el individualismo y la ausencia de Dios, nosotras mujeres consagradas estamos llamadas a ser un signo de la ternura de Dios hacia el género humano a través de una dedicación vivida con plenitud y alegría (cf VC 57).

Por ello a la renovación de la vida religiosa hay que buscarle mediaciones. Hay que seguir buscando y ensayando, no por el gusto de cambiar, sino para hacer posible la fidelidad esencial.

Con el fin de potenciar y afrontar los cambios, es necesario poner nombre propio a las situaciones, problemas o soluciones que hoy no nos dejan abrir espacio al cambio, es un ejercicio de humildad teologal. Esto se logra siendo más modestas y sobrias en discursos… documentos y en la misma palabra, porque estamos cayendo en la cultura de no creer ni en lo que decimos, ni en lo que nos dicen, pasar A DECIR SOLO LO QUE ESTEMOS DISPUESTAS A HACER.

Esta es la razón que justifica la propuesta de este PROYECTO DE FORMACIÓN PERMANENTE A PARTIR DE LAS "ETAPAS DE VIDA": Es importante crear en cada hermana y en las comunidades una DINAMICA SERIA Y COMPROMETIDA DE CAMBIO, que propicie el crecimiento personal y comunitario a todo nivel.

Para ello, es imprescindible el compromiso de que todas las comunidades acogiendo las propuestas formativas a nivel congregacional, señalen en su proyecto comunitario el programa de formación para el año, en el que participen todos sus miembros: LA SUPERIORA con su formación específica  y cada una de las Hermanas según "SU ETAPA DE VIDA"; nadie debe quedar fuera de esta dinámica, ya que el esfuerzo aislado o la no participación de alguna hermana impide el crecimiento de toda la comunidad y de la Congregación en la Iglesia.

Todas las Hermanas, en la edad y situación que nos encontremos, necesitamos, descubrir, tomar conciencia y reforzar la riqueza de nuestros dones y cualidades y reavivar la certeza y la esperanza de que seguimos siendo valiosas y que Dios sigue contando con nosotras.

Para hacer realidad este proceso de cambio es vital VIVIR UNA PROFUNDA EXPERIENCIA DE DIOS como asunto personal, que transversalice todo lo que podamos llamar formación… intensificando los silencios constructivos como oración, tiempo frente a la Palabra, hacer grandes esfuerzos por ir adquiriendo poco a poco la cultura de compartir la experiencia de fe en Dios con las hermanas y con las personas que comparten la vida con nosotras.  

El Plan general de Formación nos propone un despliegue de elementos vitales a desarrollar a través de las "ETAPAS DE VIDA" que todavía no lo hemos explotado y que nos puede ayudar a vivenciar las potencialidades que en cada momento de nuestra vida nos da el Señor para seguir con El anunciando al mundo que Cristo nos sigue salvando.

Este Proyecto de Formación Permanente, se realiza en un proceso que comprende tres fases:

PRIMERA FASE:   Encuentros por Etapas de vida

SEGUNDA FASE:   Realizados estos encuentros, se elabora EL DIAGNÓSTICO de cada Demarcación, como fundamento, para ofertar una FORMACIÓN MAS PERSONALIZADA, que comprometa a cada Hermana en su proceso personal y el de la Comunidad.

TERCERA FASE: El Equipo de Formación Permanente Congregacional elabora, de acuerdo con las responsables de Formación Permanente de cada Demarcación, un PLAN DE ACOMPAÑAMIENTO a las comunidades.

Este plan de seguimiento debe ser continuamente animado y acompañado por el equipo de Gobierno a través de la responsable de formación Permanente de cada Demarcación y éstas enviarán los resultados al Equipo de Formación Permanente Congregacional.

 

1. PRIMERA FASE: PRINCIPIOS FUNDAMENTALES


1.1  Tener como punto de partida; 
 La realidad personal de cada una (Biografía personal). El Proyecto de vida.   
 Los objetivos, dimensiones, metas, actividades e indicadores de seguimiento de la Etapa, contemplados en el Plan General de Formación.

1.2 Provocar una metodología –un estilo muy participativo, de forma que seamos capaces de extraer de cada una sus propias convicciones con creatividad y búsqueda. 

1.3 No se trata de más contenidos, pero sí es indispensable contar con un marco teórico que contenga elementos fundamentales en las siguientes dimensiones:  

  •  Humana,

  •  Comunitaria

  •  Espiritual – Religiosa

  •  Eclesial y apostólica-Congregacional


1.4 Formar Grupos de vida (pequeñas Comunidades) donde se dé el intercambio de experiencias personales que viven: necesidades, lagunas, inquietudes, aspiraciones y sueños, donde se cuestionan, analizan, comparten y proyectan su futuro. Estos grupos de vida se prolongan durante el año con compromisos comunes de mutua animación. 

1.5 Provocar la  responsabilidad personal, tomando  su vida en las manos  y  optar  por un  trabajo serio y continuado de autoformación y  crecimiento  integral (“la  FP  debe  durar toda la vida”  (Const Art. 95-97).

1.6 Acompañar la propia reflexión interior para que la hermana tome conciencia de  su realidad, se  plantee el camino a seguir y lo que le puede ayudar. 

1.7 Llegar a tomar conciencia de que cada Hna. debe ser una maestra espiritual y  cada comunidad  una  escuela  de espiritualidad para rescatar el genuino sabor  de  la  experiencia comunitaria, como núcleo teologal de la vida religiosa. 


2. MARCO DE REFERENCIA: 

2.1  Las participantes, a nivel personal, elaboran su propia RADIOGRAFÍA que le ayuda a tomar conciencia de su realidad para iniciar desde ahí un plan de vida: “HOJA DE RUTA”

2.2  En grupo entresacan de la lectura y reflexión de VC 68-71; 98 y del PGF NOS102-108 la IMPORTANCIA, FUNDAMENTACIÓN Y ACTITUDES ante la FP en la vida de cada persona.   Se socializa en asamblea destacando los aspectos que en la práctica el grupo considera más importantes a potenciar y reforzar.

2.3 Hemos afirmado varias veces que es en la comunidad donde se vive el proyecto de vida y misión, es la comunidad el espacio de formación y crecimiento a todo nivel, por tanto este Proyecto formativo implica a toda la fraternidad: superiora y hermanas que la conforman.

2.4 Se elabora en cada encuentro el diagnóstico de la Etapa y el compromiso personal de cada una de las participantes para aportar en su comunidad desde su realidad concreta.

2.5 Afianzar nuestra propia identidad, en un mundo globalizado y diverso en el que estamos inmersas y llamadas a ser testigos: confrontación con lo diferente. Solo es posible vivir con lo diferente cuando hay amor.

3. PLAN OPERATIVO: DESARROLLO Y METODOLOGÍA

3.1 UN ENCUENTRO PARA CADA ETAPA DE CUATRO DÍAS, SEGÚN CRONOGRAMA.

3.2 CONTENIDOS DE CADA UNA DE LAS ETAPAS DE VIDA:
      • Presentación del Plan de Formación Permanente por ETAPAS DE VIDA
  •  Presentación de la Etapa
  •  Hoja de Ruta - Radiografía
  •  Desarrollo: Dimensión humana
  •  Desarrollo: Dimensión comunitaria
  •  Desarrollo: Dimensión espiritual – religiosa
  •  Desarrollo: Dimensión Eclesial – Apostólica – Carismático
  •  Proyecciones

  • 3.3. TALLERES: 
        • Exposición del tema a tratar
  •  Reflexión personal 
  •  Compartir en grupos - comunidades de vida
  •  Socialización
  •  Compromisos personales y de la etapa de cara al futuro
  •  Evaluación 
  •  

    4. COMUNIDADES DE VIDA:

    Cada día se trabaja cada uno de los núcleos, desarrollando:

    • La iluminación y subsidios entregados respecto al mismo.
    • Cada hermana reflexiona desde su propia radiografía; elabora y se compromete con el Señor marcándose los compromisos que el Espíritu le inspire. Compromisos concretos, viables y evaluables. Elaboración de la Hoja de Ruta.

    • En la comunidad de vida, comparte lo reflexionado: sus necesidades, prioridades dificultades, aspiraciones… Comparten en oración los compromisos y proyectos que brotan de la reflexión.

    • Preparan y comparten en Asamblea la vivencia y conclusiones del Núcleo.

    En este encuentro buscamos juntas, compartimos nuestra realidad y nos decidimos cada una a emprender una nueva etapa de vida desde y con las capacidades y cualidades que Dios nos ha dado para ponerlas al servicio del Reino.

    Hacemos fructificar los talentos para que cuando venga el Señor podamos entregarle una vida plena, gozosa y feliz que nos permita escuchar “Eres un criado fiel y solicito, entra en el Reino de tu Señor”.

     
     
    B - PROYECTO DE CRECIMIENTO Y TRANSFORMACIÓN
     


    OBJETIVO GENERAL: 

    Consolidar y acompañar el Proceso de Reestructuración como camino de comunión, conversión y renovación congregacional para vivir con mayor calidad a nivel humano, espiritual, carismático, fraterno y apostólico, en las distintas Demarcaciones.
     
    EL PROYECTO CONSTA DE LAS SIGUIENTES FASES:
     
    • Comenzando la ruta: motivación, concienciación y presentación: 13 de mayo 2017

    • Tiempo de búsqueda y encuentros: septiembre 2017 -  agosto 2018

    • Aprendiendo a amarnos y acogernos como “don de Dios”: septiembre 2018 - agosto 2019

    • Movidas a compasión, enviadas a ser presencia fraterna, menor y misericordiosa en medio de los pobres y excluidos: septiembre 2019 – agosto 2020

    • “Sin nada propio”, una nueva forma de entender la economía fraterna y la solidaridad: septiembre 2020 - agosto 2021

    • Recogiendo la experiencia: septiembre - diciembre 2021.
     
     
    Regreso al contenido | Regreso al menu principal