Trienio 2018-2020 - Congregación de Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia Provincia Madre del Buen Pastor

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Trienio 2018-2020

Quienes somos > Gobierno Provincial
 
 
 
Provincia Madre del Buen Pastor
Hemos dado el primer paso y se consolida el compromiso de seguir 
acogiéndonos como hermanas
 
 
 
 
 
De izquierda a derecha hnas: Dora Marcela Fátima Melgarejo Ibarra, Cecilia Shizuko Nacano, Ma. Amelia Luengas Herreño, Ana Tulia López Bedoya (Superiora general)Yalile Jurado Fajardo, Ana Sofía Pico Vega, Blanca Noelia Estrada Arredondo.


El día 15 de diciembre de 2017 se procedió a la elección del equipo de gobierno.

Damos gracias al Señor por su disponibilidad; las felicitamos y nos unimos en la oración para que el Espíritu las acompañe con su luz y su fuerza en el camino de servicio que inician. Colocamos en las manos del Señor, de María, de San Francisco de Asís y de Fray Luis Amigó; la vida, los sueños y proyectos de cada una en particular y de todas como Equipo de Gobierno.
 
Ma. YALILE JURADO FAJARDO
SUPERIORA PROVINCIAL

Ma. AMELIA LUENGAS HERREÑO
VICARIA, 1ª CONSEJERA.

CECILIA SHIZUKO NACANO
2ª CONSEJERA.

ANA SOFÍA PICO VEGA
3ª CONSEJERA.

BLANCA NOELIA ESTRADA ARREDONDO
4ª CONSEJERA.

DORA MARCELA FÁTIMA MELGAREJO IBARRA
5ª CONSEJERA.

 
 
 
 
 
 
 “Hemos dado el primer paso, y se consolida el compromiso de seguir acogiéndonos como hermanas”
Conclusiones Primer Capítulo Provincial

“Mira, envío mi mensajero delante de ti el que ha de preparar tu camino, voz que clama en el desierto: Preparen el camino del Señor…”Mc 1, 2-3
Nuestro Primer Capítulo Provincial, cenáculo de contemplación de un contexto social lesionado por la inequidad económica, étnica, profunda ruptura familiar , azotado por la violencia, la corrupción, el desplazamiento, entre otros; nos mueve a leer y ver el paso de Dios en este “desierto” que va generando muerte, para, desde nuestra consagración de Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia, descubrir los signos de vida que generan sueños, proyectos y desafíos sin perder el horizonte hacia el cual nos impulsa el Espíritu Santo.

En este Kairós, celebrado en el Adviento, animadas por una Iglesia evangelizadora al estilo de Jesús y una “Provincia en salida” que ha vivido un “año transitorio” de “crecimiento y transformación”, con fe se plantea nuevas maneras de resignificar la vivencia de nuestro Carisma.

 
ALLANAR 

De muchas maneras en el aula capitular y en las celebraciones litúrgicas hemos escuchado con insistencia la voz Profética: “Allanen los caminos”… A nosotras nos corresponde:
PREPARAR


También nos dice el Profeta: “Preparen los caminos…” y sentimos que podemos hacerlo con la novedad del Espíritu que nos mueve a:


1. Allanemos los caminos del egoísmo, del individualismo, de la intolerancia, de los resentimientos, las adicciones a los MCS…
Tomar conciencia de situaciones personales no resueltas dejándonos ayudar para crecer a nivel, personal, espiritual y relacional.
Resignificar el Capitulo local como espacio vital para conocernos, encontrarnos, crecer y discernir situaciones de la vida personal y comunitaria y reconciliarnos.
Desconectarnos adecuada y oportunamente del mundo virtual para favorecer el contacto con las personas y la realidad circundante.

2. Allanemos los caminos de la inseguridad, preocupación y el temor a envejecer
Aprender a envejecer, no como enfermedad sino como una etapa de la vida Aprovechar los espacios que tenemos en las casas de las hermanas mayores para brindar una mayor formación terapéutica y de salud mental.
Dar prioridad a la pastoral del adulto mayor tanto dentro de la provincia como fuera de ella para responder a este signo de los tiempos.

3. Allanemos los caminos de la superficialidad en la oración y en el encuentro profundo con la Palabra que transforma…
Fortalecer la práctica del discernimiento personal y comunitario para descubrir a Dios en lo ordinario y cotidiano.
Cuidar el silencio, la escucha, la Lectio Divina, para vivificar la contemplación de Dios en todo y lanzarnos a la misión específica.
Cultivar una experiencia de Dios que transforme la vida y nos mueva a responder con compasión y misericordia a “una Iglesia en salida”.

4. Allanemos los caminos de la instalación en lugares, obras, cargos y apegos a criterios, a costumbres que no dejan vislumbrar los signos del Reino;
Continuar el discernimiento para revisión efectiva y cierre de obras. Movidas no solo por el criterio económico, sino por la calidad de vida de las hermanas y el servicio a los más pobres y vulnerados.
Vivir la minoridad como eje central de nuestra vida y misión, para acoger la interculturalidad y la obediencia para ir a los distintos lugares del nuevo mapa geográfico provincial.

5. Allanemos los caminos de la indiferencia y poco compromiso ante la urgencia de la Pastoral Juvenil Vocacional que nos impide el acercamiento a la cultura juvenil de nuestros pueblos.
Conocer la realidad juvenil para acoger con generosidad y apertura a los jóvenes en nuestras comunidades, acompañándolos y siendo referentes vocacionales.
Fortalecer en nuestras obras estrategias nuevas como la práctica del voluntariado con los jóvenes que compartan con nosotras aspiraciones eclesiales.

6. Allanemos los vacíos que existen en nuestra autoformación y formación cualificada para el desempeño de la misión en los diferentes servicios pastorales.
Detectar las necesidades formativas de las hermanas conforme a las urgencias pastorales, para ofrecer, en lo posible, el estudio correspondiente. 
7. Allanemos los caminos de las dificultades en la acción pastoral motivadas por la falta de personal y recursos económicos.
Gestionar proyectos sociales que ayuden al auto sostenibilidad de las obras de la provincia que no tienen los ingresos suficientes y cuya presencia evangelizadora es prioritaria.
8. Allanemos los caminos de poco compromiso hacia el cuidado de la “casa común” que genera desperdicio, contaminación y muerte de los seres vivos.
Cuidar los recursos que nos ofrece nuestra Madre Tierra para favorecer la vida a todo nivel con acciones “solidarias”, vinculándonos con otras entidades que favorezcan la Justicia, la Paz y la Integridad de la Creación.
 

ACUERDOS  PRIMER CAPITULO PROVINCIAL
2018 – 2020

Mira, envío mi mensajero delante de ti el que ha de preparar tu camino, voz que clama en el desierto: Preparen el camino del Señor…”Mc 1, 2-3


1.-Desde la aplicación del Proyecto “Crecimiento y Transformación” continuar a nivel local y provincial, el acompañamiento, formación y evaluación para lograr una vida fraterna-misericordiosa e inclusiva que potencie la experiencia de Dios, la contemplación y la misión.

2.-Que el gobierno provincial dinamice y acompañe la continuidad en la aplicación de los proyectos pastorales: MLA, Pastoral Familiar, los de todas las áreas y los nuevos que surjan a nivel Provincial y General.

3.-Que el gobierno provincial y el CAE sigan impulsando la aplicación de los acuerdos económicos formulados en la reunión de rectoras y administradoras - 2017, teniendo en cuenta el nuevo mapa de la geografía provincial y los principios de una economía fraterna y solidaria.

4.-Que el Gobierno Provincial reorganice los Equipos de Formación en los cuales tenga competencia para hacerlo.

5.-Que cada fraternidad local se implique en el desarrollo del proyecto de PASTORAL JUVENIL VOCACIONAL, con el testimonio gozoso del seguimiento a Jesús, el apoyo efectivo a las promotoras vocacionales, apertura, acompañamiento y acogida a las jóvenes. Que la provincia logre la reestructuración de los equipos de formación en los cuales tenga competencia para hacerlo.


Bogotá, febrero 20 de 2018

 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal