Visión-Misión - Congregación de Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia Provincia Madre del Buen Pastor

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Visión-Misión

Misión
 
 

MISIÓN 

 
La Congregación de Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia, surge en la Iglesia por la acción del Espíritu Santo, en 1885, impulsa al Padre Luis Amigó y Ferrer a la creación de una familia religiosa cuya forma de vida es guardar el Santo Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo viviendo en comunidad fraterna, minoridad, pobreza y penitencia, según los ideales de San Francisco de Asís. En ella la contemplación y la acción apostólica son elementos esenciales que forman una unidad.
Por exigencia del bautismo y de nuestra consagración religiosa participamos en la 

 
misión salvíficade la Iglesi a que nos envía a evangelizar con el testimonio de la propia vida, de la caridad y el anuncio de la Palabra, a cuantos nos necesitan, preferentemente a los más pobres y necesitados. Comprometidas en la tarea de encamar a Cristo en la historia, testimoniamos con nuestra vida personal y comunitaria, con la oración y con el anuncio, una nueva forma de ser, de amar y de compartir, colaborando así en la construcción de la sociedad de hermanos, restaurada en Cristo Jesús.

 

En fidelidad a nuestro carisma y con la actitud del Buen Pastor, realizamos nuestra misión con la niñez y juventud en el campo de la educación, protección y reeducación, en la asistencia a los enfermos y ancianos, en la acción pastoral de la Iglesia y en los ambientes y lugares de evangelización inicial o "misiones".

A imitación de San Francisco nos sentimos hermanas de todos los hombres, viviendo en humildad, pobreza y sencillez, con ánimo alegre y en actitud de permanente conversión. Confiamos plenamente en la Providencia y estamos siempre atentas a los signos de los tiempos, actitud característica del Padre Fundador.

Dedicada la Congregación a la Sagrada Familia, la tenemos como modelo especialmente en su espíritu de oración, vida de familia y disponibilidad a la voluntad de Dios. Estimula con su ejemplo nuestra vida diaria y nos compromete en la labor apostólica que realizamos, a crear un clima de familia y prestar especial interés en la promoción cristiana de los hogares.

Nuestra misión está llamada a responder al nuevo siglo y al nuevo mileno y es interpelada por grandes corrientes de pensamiento, fenómenos sociales y políticos. Son grandes los desafíos para proponer el Evangelio de Jesucristo a este mundo y a esta cultura, con una "Nueva Evangelización" capaz de dialogar con el hombre contemporáneo. Nuestra primera respuesta será ofrecer a cada uno, desde los diferentes apostolados que realizamos la experiencia de un encuentro con Jesucristo vivo, que produce gozo en el corazón y ofrece la clave para comprender el sentido y valor de nuestra existencia.


 

VISIÓN

 
La Congregación de Hermanas Terciarias Capuchinas de la Sagrada Familia impulsadas por el Espíritu, nos urge con visión de futuro, devolver a nuestra vida consagrada su profundidad y búsqueda de autenticidad.

De acuerdo al carisma transmitido por nuestro Padre Fundador, la Congregación respondera los retos del siglo XXI:
 
 
  • Una Congregación con una sólida espiritualidad propia que abarca todas las dimensiones de la existencia, le da vigor y audacia a la misión, se fundamenta en la constante escucha de la Palabra de Dios, en actitud contemplativa y en permanente discernimiento de los signos de los tiempos.
  • Una Congregación que en apertura al Espíritu renueva con valentía el seguimiento de Jesús pobre, virgen y obediente, razón única de nuestro ser de consagradas y de quien recibimos el envío de continuar su obra salvífica en el mundo.
  • Una Congregación que con audacia siga la inspiración evangélica de Francisco de Asís, beba en sus orígenes la frescura del carisma recibido de Luis Amigó, para entregarlo a las nuevas generaciones con renovado vigor y fidelidad creativa a través de la vivencia de los elementos esenciales de la identidad: oración-contemplación, fraternidad, minoridad, pobreza y penitencia-conversión.
  • Una Congregación que en la Iglesia pertenece de manera indiscutible a su vida y santidad y participa de su misión evangelizadora desde los apostolados propios del carisma con la actitud del Buen Pastor.
  • Una Congregación que teniendo como referente a la Sagrada Familia de Nazaret se empeña en cultivar sus virtudes, dinamiza la construcción de fraternidades auténticas y entrañables y promueve a las familias para que sean santuarios del amor.
  • Una Congregación que ama a María y la tiene como modelo y ve en ella la mujer que a través de su "Fiat" se adhirió a la voluntad de Dios, acogió la Palabra y fue la primera y más perfecta discípula de Jesús.
  • Una Congregación misionera que impulsada por el Espíritu sienta la fuerza apremiante: ¡Ay de mí si no evangelizare! y con ardor se lanza a anunciar la Buena Nueva de la salvación a todos los hombres.
  • Una Congregación constructora de paz, justicia, defensora de los derechos humanos, que reconoce la dignidad inviolable de cada persona y contribuya a la construcción de un mundo nuevo a través de la civilización del amor.
  • Una Congregación que posibilite a sus miembros una formación integral, que unifique la persona en todas sus dimensiones y le ayude a ser fiel en su camino de seguimiento de Cristo.
  • Una Congregación sensible a las circunstancias y necesidades del mundo actual y comprometida con la causa de los pobres y dé nuevas respuestas desde el propio carisma.
  • Una Congregación que estimula la conciencia de la internacionalidad, sentido de pertenencia e inculturación.en clave de misión universal sin fronteras de países y culturas.

 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal